CYT COMUNICACIONES

Transformación digital en las empresas

Transformación digital en las empresas

Hoy parece común hablar del mundo digital y, sin embargo, muchas empresas aún no se animan a dar el gran salto. Para que esto ocurra, debe haber un cambio cultural dentro de la organización que involucre a todos los empleados, absorbiendo una cultura digital.

La transformación digital -también llamada la cuarta revolución- que no solo cambia los hábitos personales sino la forma de hacer negocios, es la integración de tecnología digital en todas las áreas de una empresa, cambiando fundamentalmente la forma en que opera y brinda valor a sus clientes.

Cambiar puede generar incertidumbre, pero también debe verse como una oportunidad de mejorar y adaptarse a las nuevas tendencias y los múltiples procesos para llevar a cambio la evolución, como el cloud computing, las app´s, los chatbots, la incorporación de automatización en la atención, una gestión de los clientes con visión 360°, entre otros.

La transformación digital supone una revisión de todas las áreas, los procesos, las habilidades de los recursos humanos, las interacciones con los clientes, la toma de decisiones, etc.  Es la oportunidad para mejorar las relaciones y experiencias dentro y fuera de la organización mediante la reelaboración de los productos o servicios, procesos y estrategias.

Una de las creencias erróneas es pensar que la transformación digital es viable solo para las grandes empresas. Lejos está de la realidad; es necesaria para cualquier empresa u organización que busque sobrevivir en el futuro, en un mercado competitivo y centrado en la experiencia de cliente y en la omnicanalidad.

La transformación digital implica invertir e innovar en forma continua. Primero, el cambio debe ser de adentro hacia afuera, identificando en qué aspectos es posible evolucionar. También es importante entender que ser digital no es solo tener un sitio web o presencia en las redes sociales o el e-commerce, es tener claro cuáles son los objetivos de la organización como un todo, teniendo siempre al cliente como prioridad.

Es innegable que la tecnología cambia la forma de consumo y uso de los productos y servicios y, por ende, cambia la forma de relacionarse con las empresas y de exigir, no solo una buena atención sino también la agilidad, la eficiencia, la velocidad en las respuestas, facilitando la comunicación y mejorando la experiencia, aumentando la lealtad hacia la organización y permitiendo un incremento de las ventas. Por eso, las empresas adoptan nuevas tecnologías para adaptarse a una demanda cambiante y exigente, modifican sus metodologías de trabajo e incorporan nuevos procesos, nuevas soluciones, herramientas, competencias y destrezas; buscan conocer a sus consumidores y adelantarse a sus necesidades, midiendo, prediciendo, analizando datos que los ayude a ser competitivos y proactivos.

La transformación digital llegó para quedarse. Hace falta adoptar este enfoque, en todas las organizaciones, y aprovechar la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas, facilitar su trabajo, mejorar la atención, disminuir el tiempo de respuesta, etc.

¡Hay que animarse a dar el salto!

¿Quiere saber cómo podemos ayudarlo a la transformación digital de su organización?